Comunidad

Vive la experiencia Waldorf


Al unísono se despierta en el niño la capacidad de memoria y, de una representación tan plástica y móvil, que le permite vivir las imágenes mentales de una manera tal, que las puede transformar en sí mismo y hacerlas suyas. Logra por ejemplo, convertir las imágenes presentadas en clase; en las formas, letras y números propios del primer grado que, a su vez se convertirán en los fundamentos para toda la posterior escolaridad.





El conocimiento que el niño va adquiriendo del mundo, no está centrado exclusivamente en la adquisición de conceptos intelectuales, ya que éste se presenta desde la experiencia directa y se encuentra permeado de imaginación, movimiento y arte en sus diferentes manifestaciones; música, pintura, dibujo, poesía, narrativa, dramatización. Se trata, entonces de descubrir el mundo desde una perspectiva holística e integral.